viernes, 19 diciembre 2014

Pedro J. Ramírez: "Han sido años de decadencia y retroceso"

9Crb3TnT4AnUn5P3lqhnO6

Este jueves, el exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, presentó en sociedad  sus cartas dominicales desde 2006 hasta este año, 2014, cuando fue relevado al frente de El Mundo, en el libro "Contra unos y otros. Mis mejores cartas al director. Los años de Zapatero y Rajoy".

Pedro J. Ramírez presentó su obra en el Ateneo de Madrid, en un acto en el que también han participado los periodistas David Gistau, Manuel Jabois y Alfonso Ussía.

El periodista y escritor ha explicado que al igual que hizo un día Larra, oponiéndose a gobiernos moderados y progresistas, él también, en esta etapa de "corrupción, paro y separatismo" ha criticado por igual a socialistas y populares.

"Durante esta última década de la vida de España he estado Contra unos y otros -he sido muy crítico con los gobiernos del PSOE y con los del PP-, porque ni unos ni otros han mejorado ni la calidad de nuestra democracia ni los fundamentos de nuestra economía" declaró el periodista, "por el contrario, han sido años, siguen siéndolo, de decadencia y retroceso".

Ha contado que este libro tiene como hilo conductor una paradoja: la de su relación con José Luis Rodríguez Zapatero, "al que no respaldé casi nunca y mantuvo conmigo cercanía", y con Mariano Rajoy, "para el que había pedido tres veces el voto y tan pronto como llegó al poder rompió lazos personales y se lanzó a mi yugular cuando vio comprometida su supervivencia política por los documentos publicados en el periódico".

  • Vía Esfera de los libros/EFE

 

miércoles, 17 diciembre 2014

Xavier Aldekoa: "Lo que rechazas también te define como periodista"

DBGZeTwfjze0fjLC3sCZz7

Es Océano África. Un viaje, una experiencia, una historia de historias que recoge la vida entera de un continente. Es la obra de Xavier Aldekoa, periodista y corresponsal de La Vanguardia en Sudáfrica desde 2009. Un periodista que recoge lo que mejor sabe hacer: acumular las vidas de un continente que nunca se acaba, al que ha dedicado su tiempo y sus sueños: de pequeño soñaba con el continente y no paró hasta que desembarcó en sus tierras, apenas cumplidos veinte años. 

-¿Por qué África?

Para mi es una pasión: empezó cuando mi padre nos contaba historias de pequeño, porque a mi me fascinara a ir a casa de mi abuela y recordar que había un libro sobre animales africanos, por leer a grandes periodistas: Miguel Gil, Ramón Lobo, Rovira y a Ryszard Kapuściński, por supuesto. Para mi siempre ha sido un objetivo: quería trabajar en África, era un lugar al que quería llegar. Y todo lo que hice, aprender inglés, francés, portugués... estaba dirigido a eso. Quería trabajar en África y a eso he me he dirigido siempre.

-¿Y cómo fue llegar a un continente con que que habías soñado tanto?

Siempre tuve una visión buenista: que llegaría al continente y me iba a hacer más sabio, que iba a a encontrar respuestas a preguntas profundas. De lo que me he dado cuenta es que tengo más preguntas que respuestas, de que me surgen debates morales: me pregunto cómo actuaría yo en esa situación. Y veo que no soy mejor que ellos, que no somos mejor que ellos, que probablemente actuaría peor. Admiro muchísimo a la gente que en una situación muy complicada decide hacer las cosas bien, algo que hace la mayoría de africanos. La mayoría de africanos, cuando está en una situación muy jodida opta por ayudar al otro, arriesgar su vida y la de su familia. Y yo lo pienso: si tuviera que arriesgar la vida de mi familia por ayudar, ¿lo haría, o no?

También me encontré con un continente mucho más variado de lo que pensaba, no sólo entre países, sino en cada país descubrí que hay diferentes realidades. 

-¿Cómo fue ese viaje hasta llegar a África?

Yo empecé a viajar al continente con 20 años, siempre para hacer reportajes. En el libro digo una frase: "el reportero es el que viaja poniendo el foco de atención en los demás", y eso lo tenía muy claro desde el principio: quiero contar las cosas que les pasan a la gente. Y así viajé la primera vez. Después, como corresponsal, llegué porque siempre iba insistiendo. Al final me fui a Sudáfrica para demostrarle al periódico (La Vanguardia) de que hacía falta alguien. Fui el año antes del mundial, y cuando volví les dije  que teníamos que formalizarlo, que sí que había interés. Llegué a un acuerdo con ellos para poder colaborar con otra gente y así me creé una red de medios para trabajar. 

-¿Te costó convencerles?

Sí, porque África siempre ha sido el vagón de cola. Pero vieron la necesidad: en ese momento iba a ser el Mundial en Sudáfrica, la muerte de Mandela parecía inminente... era cuestión de tiempo. También era el momento en el que Sudáfrica se estaba liando con los BRIC, y eso era importante también para el continente. Yo les expuse todo eso y en ese momento me encontré una buena recepción. Fácil no, pero tuve una buena respuesta.

-Has mencionado alguna vez que África es un continente silenciado ¿tenemos algo de culpa los medios, los periodistas? Que sólo le hacemos caso cuando nos afecta a nosotros, como ha ocurrido con el ébola...

Hay algo de eso, que sólo nos preocupamos de las cosas cuando nos toca a nosotros. Pero eso no sólo lo atribuyo a los medios, sino a la sociedad en la que vivimos. Y no sólo en África, es en general. En los medios de comunicación la agenda está fijada por las cosas influyentes, y África no lo es. La diferencia entre influyente e importante es lo que dirige ahora: es importante  que haya una revolución en Burkina Faso y que un tío que estaba durante 20 años en el poder salga. Influyente... seguramente sea más influyente que Sarkozy se vaya a presentar a las elecciones en Francia.

Aun así, yo veo que el interés social va al margen y que no confluye siempre. Por ejemplo, hay unas manifestaciones brutales en EEUU. Todos los periodicos lo han dado, pero el interés que veo yo en la sociedad es relativo. En cambio, la reacción que estoy teniendo estos días, estos años, es de un mayor interés por África. 

-Dedicas la portada a una mujer: a todas las mujeres de África

Lo tengo muy claro: si se les da la oportunidad, el futuro está en sus manos. Cuando vas al continente lo ves, siempre están trabajando y son el pilar fundamental de la familia. Desde que son niñas hasta que son mayores. Lo he visto en Alexandra, uno de los barrios más pobres de Sudáfrica: una abuela que empieza a traer a casa a los niños y los está cuidando. Esa fuerza yo sólo la veo en las chicas, en las mujeres. No siempre es así en los hombres. Lógicamente muchos hombres sí repartirían ese dinero, esa comida, pero yo he visto muchas situaciones en las que se gasta en alcohol, en prostitutas. En cambio, la mujer aguanta. En el caso del ébola, cuando hay un enfermo, lo más seguro es que haya una mujer detrás... 

-¿Tienes esperanza de que África vaya a tirar hacia adelante?

Sí, yo creo que sí, pero lo que vamos a ver, como en otras partes del mundo, es que no todo el continente avanza a la misma velocidad. Habrá países que tiren adelante, Namibia, Botswana... y otros países que no lo conseguirán, como en Sudán del Sur, donde no hay ahora mismo muchos motivos para la esperanza. Camerún tiene problemas alrededor, pero avanza muy bien. Es lo mismo que pasó en Asia en los 70-80...

-Hablas en un capítulo hablas de Somalia, donde han entrado ya en un ciclo de cerca de 20 años de caos ¿Cómo ves el futuro en estos casos?

Somalia está desde el 90 en el caos, en el desgobierno. Pero eso no nace de la nada, nace de una lucha de la Guerra Fría en la que se les arma y se permite que, de manera partidista que un dictador ahogue a los somalíes. Eso pervierte una sociedad. Y cuando cae el dictador, porque se le deja de dar apoyo, hay una sociedad de clanes armados hasta los dientes con rencor hacia los otros y sabiendo luchar. Eso desemboca no sólo en un desgobierno de 20 años, sino que cada vez que hay un conato de imponer un estado islámico, lo primero que hace Estados Unidos es enviar a Etiopía para que los saque del poder. Un estado islámico radical, o no tanto, no interesa. Significa que hay mucha gente que no puede tener una estructura de estado, sea islámico o no, me da igual. Por supuesto, los gobernantes somalíes tienen algo de culpa, pero no sólo ellos. Somalia no sólo muestra lo que se ha podrido el gobierno somalí o el sistema somalí, sino lo podrido que está todo el mundo a la hora de provocar y mantener un statu quo que está dañando a mucha gente.

-¿Se ve esto en otros lugares? ¿Asume occidente el papel que juega en este fracaso?

No sólo lo vemos en Somalia, lo vemos en otros lugares en los que hay unos intereses. Es más fácil lavarse las manos, como hizo Estados Unidos: se le murieron un montón en Modadiscio y se fue. Al año siguiente, en Ruanda, se lavó las manos y hubo un genocidio. Además se intenta que parezca descontextualizado: se dice que en Ruanda se mataron unos a otros por un tema tribal. Vale, es así, pero ¿quién hizo la distribución de hutus y tutsis en el carné de identidad? La mentalidad belga cuadriculada. Luego, llega un gobierno y se decide meter al país en la economía de mercado: se les dice que todos los campos de patatas se haga té y café, porque tiene buen clima. Al cabo de los años, baja el precio del té y del café: más pobreza, más incultura, y ¿qué significa eso? Que el odio cala mucho más. Y eso degenera en un genocidio que todo el mundo sabía que iba a pasar, pero no se hizo nada. Como periodista tengo la obligación siempre ponerlo en contexto, de buscar la raíz.

Hay una anécdota que me contó un compañero: estaba en los años 80 en un cine en Bamako y estaba viendo un documental del Holocausto. Salieron en un momento los blancos, los prisioneros judíos con el 'pijama' de rayas y cómo los tiran a la fosa común. Y la gente se reía, porque no hay un contexto. Ellos veían a un señor muy flaco temblando y cómo lo tiraban. Tú y yo no nos podemos reir del Holocausto, pero si tú no sabes nada, sólo ves a un señor con pijama flaco. Eso, salvando las distancias, es lo que vemos en África. Vemos sólo una ventanita cómo se matan unos a otros, que es una salvajada.

-¿Se puede entender África sin estar allí?

Es necesario sentirla. Para mi es importante salir a la calle con ellos, vivir con ellos, caminar con ellos, comer con ellos para entenderlos. Pero también es importante leer antes. Como periodista, yo quiero estar preparado siempre para saber de qué hablo. Toda esa preparación es una forma de conocer, saber que si no se sientan juntos hutus y tutsis es por algo. Pero es indispensable el sentir, oler, comer, el tocar África. Hago un periodismo de la gente, con lo que tengo que estar con ellos. 

-Como corresponsal mencionas que tienes que saber tocar muchos temas. ¿Ha habido algún momento en el que has dicho que no a un tema, por convicción?

Sí, pero ha pasado antes de África también. Yo tenía muy claro lo que quería hacer y he rechazado temas que igual me habrían solucionado el mes, por ejemplo. No porque se me caigan los anillos, sino porque creo que te define lo que rechazas. Todo lo que escoges y rechazas te define. En ese momento prefería no tener tanta seguridad y preferí no hacerlo... en África la pelea es más sobre cómo enfocarlo. Y en la confrontación directa no existe: no es que me digan un tema y yo digo que no, prefiero darle la vuelta. Aveces tengo más éxito, otras veces no. 

-¿Qué recomendarías a un joven que quiera ser corresponsal?

Pasión por lo que haces. no sólo a un periodista: ten pasión y ve hacia lo que quieres. África es un continente genial cuando eres joven: la gente es mucho más receptiva. Cuando tenía 20 años no tenía ni la reserva de hotel y siempre dormía en casa de alguien. Porque un joven es más fiable. Yo ya no, pero estoy contento de haberlo aprovechado: si os gusta África, id de cabeza, porque no lo vais a aprovechar tanto y después va a ser más difícil.

-¿Cuando vuelves a España, después de pasar tanto tiempo en África, como se nos ve?

Es complicado cuando vas a sitios muy jodidos, te toca volver y es el cumpleaños de tu madre y abren una botella de champán, por ejemplo. Lo que hago entonces es no ponerme en el centro: igual que en África no me pongo en el centro, aquí tampoco. Igual que allí no soy importante, eso está claro, así que aquí tampoco. Una cosa es valorar lo que tengo pero yo soy de un mundo diferente, en el que los problemas no son los mismos. Quizá los problemas no son que te mueres de hambre, pero estar en el paro es un problema. Yo tengo amigos que son de aquí, mi pareja es de aquí, yo tengo familia que vive aquí. Si yo me pongo en el centro como vara de medir todo, lo estaría haciendo mal al igual que lo estaría haciendo mal en África. Aquí intento entender que si alguien está celebrando su cumpleaños y quiere abrir una botella de champán, lo haga. No puedo cambiar el mundo, lo único que voy a hacer es dar patadas contra la pared. Yo sé que tengo un iPhone, una cámara de fotos que puede solucionarle un par de años a prácticamente todo: intento ser coherente, intento ser honesto e intento no ponerme en el centro. 

-¿Cómo crees que te ha cambiado África?

Intento no cambiar mucho, intento que las cosas me sigan afectando igual, para bien o para mal. Sería un fracaso para mi ser más duro, porque no quiero serlo, quiero que me siga afectando, que me siga dando rabia. Quiero que me afecte que la gente pase hambre, que me alegre ver un concierto en la calle y que me ponga piel de gallina ver muestras de cariño entre la gente. Intento que no me cambie, aunque también me dicen que antes quizá veía las cosas de forma más visceral. Todo el mundo tiene una evolución, pero a nivel de trabajo intento no cambiar. Yo sólo puedo transmitir las cosas si yo me emociono primero.

Aldekoa


Un reportero en África, el continente silenciado.

 

martes, 16 diciembre 2014

Menos parados, pero más precarios: así fue el año para los periodistas españoles

Apm

Se ha ralentizado la destrucción de los empleos periodísticos. Pero las condiciones de los que quedan los que quedan han empeorado. Es la principal conclusión a la que ha llegado el informe presentado este martes por la Asociación de la Prensa de Madrid, en el que ha analizado la situación de la profesión en España. En él, se dibuja un doble paisaje: sí, se frena la pérdida de empleo, baja el paro y cada vez cierran menos medios, pero trabajamos en peores condiciones y cada vez tenemos sueldos más bajos. 

Poco alentadoras han sido las principales conclusiones: desde que comenzó la crisis se han destruido 11.875 empleos, aunque en 2014 hubo menos despidos que en 2013. ¿Una tendencia que seguirá? No se sabe exactamente, pero la realidad es que este año se contabilizaron 2.412 despidos frente a los 2.745 del año anterior y hubo 6.718 entre 2008 y 2012.

Además, el paro registrado entre periodistas rompe tendencia. Cayó un 11% entre 2013 al pasar de 10.560 a 9.451, un descenso que rompe la tendencia ininterrumpida desde 2008. Aún así, la cifra también queda lejos de la 'bonanza' antes de la crisis: en 2009 había 7.095 parados.

Pero el informe presenta otro 'pero'. Sí, hay menos despidos, pero hay más reducciones de sueldo. Este año hubo más periodistas que han visto caer su salario. Si en 2013 el 76,3% de los periodistas contratados tuvieron una reducción salarial, este año ha sido el 85,1%.

Asimismo, se ha constatado que, en general, ganan menos las mujeres que los hombres y que los periodistas perceptores de menos de 1.000 euros mensuales han pasado del 12,1 % en 2013 al 14,9 %, y los que se dedican a la comunicación corporativa pasaron del 10,2 % al 13,7 %.

En los últimos seis años se han lanzado 331 medios (la mayoría proyectos informativos digitales promovidos por periodistas) y se han cerrado 364.

"A los periodistas nos gusta esta profesión por encima de todo y esos obstáculos no van a acabar con esta pasión", ha subrayado Del Riego.

El informe, que se basa en una encuesta a 2.167 periodistas, también recoge una hecha a la ciudadana sobre su opinión de los profesionales de los medios de comunicación, que han recibido una nota del 5,3 frente al 5,2 de 2013. Un aprobado justillo, pero que, si se tiene que comparar con las notas de los políticos, supera ampliamente a los ministros en el gobierno, según la última encuesta del CIS.

jueves, 11 diciembre 2014

Alan Rusbridger dejará la dirección de The Guardian tras 20 años

El director del diario británico The Guardian, Alan Rusbridger, anunció este miércoles que dejará el cargo el próximo verano tras veinte años al frente de la redacción.

Rusbridger, de 60 años, sustituirá a partir de 2016 a Liz Forgan como presidente de la Scott Trust Limited, compañía propietaria de The Guardian y su versión dominical, The Observer.

"Es un gran honor para mí que me hayan ofrecido ese trabajo. La Scott Trust fue fundada para proteger y salvaguardar 'The Guardian', un importante bastión para la libertad de prensa y la independencia periodística", afirmó Rusbridger en la red social Twitter.

Nacido en Lusaka, en la actual Zambia, Rusbridger fue redactor y columnista en el rotativo británico durante 16 años antes de sustituir a Peter Preston en la dirección.

El periódico, fundado en 1821, ha mantenido bajo su dirección un formato berlinés de grandes páginas cuando gran parte de su competencia se pasó al formato tabloide, más pequeño, y ha trasladado la redacción desde Farringdon, en el este de Londres, a King's Cross, en el norte.

Rusbridger ha guiado al periódico en su transición al formato digital y abierto oficinas en Australia y Estados Unidos.

"En el periodismo global, hay unos cuantos cargos con la capacidad de redefinir nuestra industria. He tenido el privilegio de ser uno de esos cargos durante veinte años, un periodo en el que los diarios de éxito se han convertido en proveedores de contenidos globales", escribió este miércoles Rusbridger en la página web del diario.

El responsable de "The Guardian" hasta el próximo verano afirmó que su nueva responsabilidad al frente de la Scott Trust será "preservar la independencia editorial, los valores y la estabilidad financiera a largo plazo" de la publicación.

Sobre su sucesor al frente del periódico, Rusbridger se limitó a comentar que la redacción cuenta con "fuertes líderes futuros" con una "experiencia incomparable".

En un correo electrónico dirigido a la redacción, el responsable del diario alabó que las últimas dos décadas en "The Guardian" han estado marcadas por una "magnífica escritura, fotografía, edición e innovación".

"Ha habido cruentas batallas judiciales, tenaces campañas y duras investigaciones", rememoró Rusbridger.

La presidenta de la Scott Trust, a quien sustituirá el periodista en 2016, subrayó por su parte que el británico ha sido "la fuerza motriz del diario para una generación".

"Alan ha sido el director más relevante de su generación. Ha sabido aprovechar las ventajas de la era digital y ha seguido construyendo a partir de la mejor de las tradiciones y de sus distinguidos predecesores", añadió Forgan.

Este año, 'The Guardian' compartió con el estadounidense 'The Washington Post' el premio Pulitzer de periodismo en la categoría de servicio público por sus informaciones sobre el espionaje en EEUU a raíz de las revelaciones del exanalista de la CIA Edward Snowden.

miércoles, 10 diciembre 2014

Politico compra European Voice y comienza su asentamiento en Europa

5L9oqVj2IAn2ztayvLyUk

Politico, la web sobre información política de Washington que consiguió hacer sombra al mismísimo Washington Post, ya ha comenzado su expansión por Europa. La web ha anunciado este miércoles que ha adquirido el sitio de información sobre la UE European Voice, basada en Bruselas. Para la primavera de 2015, su implantación será completa, con el renombramiento de la web bajo el sello de Politico.

La adquisición ha sido hecha en asociación con la editora alemana Axel Springer y el grupo mantendrá a Shéhérazade Semsar-de Boisséson, jefa de European Voice, al frente de la versión europea de Politico. le acompañarán  Matthew Kaminski, del Wall Street Journal, y un equipo de más de 30 periodistas, además de corresponsales en capitales europeas.

Comenzarána  trabajar en la primavera de 2015 con la web politico.eu, un semanal que se venderá en Bruselas y en las capitales de Europa, un servicio de noticias sobre finanzas, tecnología, servicios sanitarios y energía.

lunes, 08 diciembre 2014

Pedro J. Ramírez avanza hacia la creación de su nuevo diario con NoHaceFaltaPapel S. L.

EV7G2GG4QuHAYuPcuGNSh3

El exdirector del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, avanza hacia la creación de un nuevo medio de comunicación a partir de 2015. El plan de Pedro J., un secreto a voces, camina sobre paso firme después de conocerse la creación de NoHaceFaltaPapel S. L., la matriz que servirá de paraguas para su nuevo medio. Su constitución se puso en marcha en octubre y la empresa cuenta con María Ramírez, hija del exdirector de El Mundo, como socia y administradora única. Según informa El Confidencial, está en marcha una ampliación de capital por la que Pedro J. se convertirá en accionista mayoritario y la empresa en sociedad anónima.

El pasado mes de noviembre Pedro J. Ramírez alcanzó un acuerdo con Unidad Editorial por el que se adelantaba al 31 de diciembre el vencimiento de su contrato con su pronto exempresa, y sólo falta por conocer el nombre de su nuevo diario, que por cómo ha llamado a su última iniciativa, será digital.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), ya recoge el registro a su nombre de NoHaceFaltaPapel, S.L. El nombre es el mismo que el blog que fundaron su hija, María Ramírez y su marido, Eduardo Suárez, ahora empleados por Univisión después de su salida de El Mundo.

viernes, 05 diciembre 2014

Dimisión en masa en The New Republic en protesta por la dirección de la revista

1939925_10152319069586536_7877759654356958726_n


La revista americana The New Republic, que en 2012 había sido adquirida por un cofundador de Facebook, ha visto este viernes cómo decenas de sus periodistas renunciaban a sus puestos. La revista, que hace poco celebraba sus 100 años de existencia, ha estado viviendo una revolución interna en los últimos meses. El jueves se anunciaba el traslado de su sede de Washington a Nueva York, poco después de que algunos de sus editores, entre ellos, Franklin Foer y Leon Wieseltier, hubieran anunciado sus renuncias. El segundo de ellos llevaba 31 años en la revista como editor literario.

La causa de esta revolución está en la adquisición de la prestigiosa revista por parte de Chris Hughes, cofundador de Facebook, que pretendía reconvertir la publicación en un producto digital. Además de trasladar su base de operaciones a Nueva York, pretendía cambiar la difusión de 20 números a sólo 10 al año y transformarla en una "publiación digital verticalmente integrada". Hughes, de 31 años, había comprado la revista, un pilar de la prensa liberal, en 2012. Su objetivo, se cree, era sacrificar la trayectoria del medio para impulsar su difusión digital y asemejarse a un producto como Buzzfeed, aunque algunos de los periodistas que han abandonado sus puestos este viernes han explicado claramente que no es el miedo al cambio lo que ha llevado a sus renuncias.

Aquí la lista completa de los redactores que renuncian a su puesto de trabajo este viernes, después de una reunión mantenida en la oficina. Sólo tres redactores jefe (senior editors) permanecen.

B4GZnWDIcAAz-Om

Aquí cuatro interesantes artículos (en inglés) que explican esta revolución interna que está viviendo la revista. Recomendaciones bienvenidas.

jueves, 04 diciembre 2014

Los jóvenes son el público que los medios digitales deben cuidar

Los expertos en comunicación y en posicionamiento en medios de comunicación digitales lo tienen claro: el público que hay que cuidar son los jóvenes, que son los potenciales de los medios en un futuro no tan lejano.

Esta es una de las conclusiones que se ha extraído en un coloquio al que han asistido numerosos periodistas y que ha tenido en la sede madrileña de la Universidad de Navarra. Mónica Herrero, decana de la Facultad de Comunicación de dicha institución y con una amplia trayectoria y experiencia en medios, ha sido la encargada de trasladar cuestiones básicas para la industria de medios como esta.

La razón de esta reunión tiene que ver con la clausura del 29 Congreso Internacional de Comunicación y del 7º Encuentro Anual de la International Media Management Academic Association (IMMAA).

Los jóvenes que ahora tienen en torno a 25 años son los futuros consumidores de medios, una generación acostumbrada a las nuevas tecnologías,  en definitiva a Internet. Estos, aseguran los expertos y profesionales que han asistido a este encuentro, pueden ser susceptibles de consumir productos y pagar por el valor añadido que representan. Mónica Herrero se planteaba la siguiente pregunta: ¿qué producto les gusta?, ¿a qué precio?

El problema que muchas veces encuentran las industrias de comunicación es el siguiente: nos encontramos ante una inercia de la gratuidad entre los consumidores, explicaba Mónica Herrero. Esto dificulta crear modelos a caballo entre la gratuidad y el pago, pero estas son dos propuestas que hay que tener en cuenta para afianzar un producto que se sustente. Sin perder de vista el valor que crean los periodistas con su trabajo.

Una de las soluciones es mirar hacia el mercado latinoamericano, corregir nuestra forma de escribir y hacerlo en un español menos local puede ayudar a afianzar a nuestros lectores al otro lado del océano, que también valoran nuestro trabajo a golpe de click.

Este, han asegurado los profesionales congregados, es un mercado que no podemos perder de vista. Al final nos une un idioma y una forma de expresarnos comunes.

En este encuentro se ha escuchado una de las cuestiones clave que cualquier profesional no puede perder de vista: la ética y el que los medios se han convertido en una alternativa para el arbitraje de la sociedad.

La concentración, arma de doble filo

Otras de las cuestiones que se han reflejado en este encuentro son  si la concentración de los medios es una solución mala en sí misma o un arma de doble filo. Hay ejemplos conocidos en España en que las concentraciones han supuesto el mantenimiento de las audiencias de cada segmento, en otros casos no se ha cumplido.

La libertad de prensa es otro de los asuntos que se ha tratado, que es un referente fundamental para las sociedades libres y desarrolladas. Las compañías que mantienen estos valores y nadan a contracorriente para mantener sus valores pueden estar seguras de confiar y afianzar sus modelos de negocio.

miércoles, 03 diciembre 2014

AEDE augura que los medios españoles volverán a crear empleo y riqueza

El conjunto de diarios españoles cerrará el año 2014 con un aumento en los ingresos publicitarios del 1%, hasta unos 610,74 millones de euros, después de siete años consecutivos de descensos, según recogen las previsiones de Deloitte contenidas en 'El Libro Blanco de la Prensa 2014', elaborado por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).

Según ha explicado el director general de AEDE, José Gabriel González, este dato, junto con otros marcadores económicos del último año, demuestran que el sector de los diarios "pronto estará en condiciones de volver a crear empleo y generar riqueza". Respecto a este aumento de los ingresos publicitarios en concreto, ha señalado que se trata de "una cifra modesta, pero que rompe por fin una tendencia negativa en el sector".

Además, los diarios obtendrán en 2014 un resultado operativo positivo estimado de unos 14,41 millones de euros -en 2013 los diarios ya estaban próximos a alcanzar el 'break even', si bien los ingresos de explotación rondarán los 1.500 millones de euros, con un descenso del 5% respecto al año anterior.

Entre los motivos para este crecimiento, Deloitte apunta a que desde 2007, los diarios han acompasado la gradual reducción de ingresos con una disminución equivalente de los gastos, en un proceso de contención de costes que se ha acentuado desde 2011 y que "ha resultado decisivo para que el conjunto del sector haya alcanzado el punto de equilibrio".

Respecto a 2013, los periódicos cerraron el año con 23,04 millones de euros de pérdidas después de impuestos, según datos oficiales ya auditados, frente a unas pérdidas netas de 123,38 millones de euros el año anterior. Asimismo, el resultado neto mejoró un 81%, con pérdidas de 23 millones de euros.

 El Libro Blanco de la Prensa también incluye que la audiencia de los diarios impresos y digitales continúa por encima de los 17 millones de lectores diarios, con una penetración del 43,8% sobre el total de españoles mayores de catorce años. De ellos, 12,75 millones son lectores de prensa impresa, y 4,46 millones más de prensa digital.

Además, la difusión de periódicos se situó el año pasado en un promedio de ventas de unos 2.660.000 ejemplares al día, con un descenso del 11,6% respecto al año anterior. Aun así, las suscripciones individuales a diarios crecieron 1,4 puntos porcentuales en 2013, y ya representan el 17,5% de la difusión total de los diarios.

FUTURO DE LA 'TASA GOOGLE'

Por otra parte, González, al ser preguntado sobre si teme que finalmente la conocida como 'tasa Google' no salga adelante por problemas de regulación, ha asegurado que no tiene "miedo". "No, no tengo miedo, porque está la ley y nosotros la cumplimos simplemente. El proceso de inclusión y normativas europeas es algo que incumple al Gobierno", ha apuntado.

En cualquier caso, ha reconocido que se prevé un periodo "largo" de negociación con otros operadores y entidades de gestión para el cobro y reparto de cantidades recaudadas con la tasa. "Tienen que sustanciar la manera en que se va a poner en práctica, algo que no es fácil", ha concluido.

LOS CONSUMIDORES, "SOBREEXPUESTOS" A INFORMACIÓN

Por otra lado, el libro incluye también el estudio 'Radiografía de los medios de actualidad', elaborado por Carat Dentsu Aegis Network a partir de una macroencuesta a 6.534 consumidores de noticias mayores de 14 años, que asevera que los medios digitales "se han consolidado entre los grandes medios informativos convencionales, e incluso empiezan a ser determinantes a la hora de canalizar la información a los usuarios".

Asimismo, alerta de que los consumidores se consideran "sobreexpuestos" a la información, y cada vez se muestran más selectivos a la hora de informarse. "Siguen escogiendo valores ligados a la prensa impresa, tales como objetividad, credibilidad, honestidad o profundidad, aunque a la vez empiezan a decidir por aspectos como inmediatez y accesibilidad, donde la prensa digital empieza a tomar el relevo".

Los autores subrayan ese carácter complementario entre prensa impresa y digital, y creen que se debería seguir impulsando. "Se están superando las barreras de desconfianza que suponía el canal, y se perciben los periódicos digitales como una versión del periódico en papel, pero con la ventaja de su gran capacidad de inmediatez y actualización".

Carat estima que también se están produciendo cambios significativos en la forma en que los consumidores reciben el primer impacto de una noticia. Prensa digital, televisión y radio siguen siendo los grandes emisores de esos primeros impactos, aunque cada vez les siguen más de cerca Facebook o Twitter, debido sobre todo a la inmediatez y viralidad de ambas redes. La agencia sustenta esa hipótesis en los resultados de sendos trabajos de campo realizados en torno a la coronación de Felipe VI y al primer caso de ébola en España.

  • Vía Europa Press

martes, 02 diciembre 2014

Los diarios impresos siguen perdiendo audiencia... menos La Voz de Galicia, La Razón y el Faro de Vigo

Continúan las caídas. Los diez medios impresos más leídos en España han perdido audiencia en el último año, según el EGM publicado este martes. En el 'top diez' sólo hay una excepción: La Voz de Galicia, que ha ganado 24.000 lectores desde 2013. Los datos han sido publicados este martes, en la tercera oleada del Estudio General de Medios (EGM) de 2014.

Los diez diarios impresos más leídos, de febrero a noviembre de 2014, son: Marca (2.504.000 lectores diarios); seguido de El País (1.612.000); As (1.328.000), El Mundo (1.006.000), La Vanguardia (677.000), La Voz de Galicia (604.000), El Mundo Deportivo (585.000), El Periódico (540.000), Sport (528.000) y ABC (498.000). El diario 20 Minutos, que se publica de lunes a viernes, llega a los 1.066.000 lectores, siendo el 4º más leído.

Respecto al mismo trimestre de 2013, el único medio impreso en el 'top ten' de diarios españoles en ganar audiencia ha sido La Voz de Galicia, que pasa de tener 24.000 más que hace un año, cuando se registró un número de 580.000 lectores al día.

Por la contra, Marca ha perdido 275.000 lectores, El País, 200.000, un 11% menos. El diario As perdió 'apenas' 18.000 mientras que El Mundo se dejó en un año 101.000 lectores, según EGM. El diario 20 Minutos perdió 162.000 lectores.

Entre los más leídos siguen las caídas: La Vanguardia perdió 75.000 lectores, El Periódico se le acerca, con 72.000 lectores menos, el Sport cayó en 80.000, El Mundo Deportivo, 22.000. Por la contra, las buenas noticias llegan para La Voz de Galicia: el diario gallego ganó 24.000 lectores.  El diario ABC pierde en un año 45.000 lectores.

Fuera de este 'top ten', crecen otros dos medios: La Razón, que sumó 7.000 lectores más, y otro medio gallego, el Faro de Vigo, que ha conseguido este año 21.00 lectores más.