Titulares: Europa se une ante la crisis Inicio Menos anuncios en los diarios online

lunes, 13 octubre 2008

Sobre el periodismo ciudadano

JEFF JARVIS/Buzzmachine
Con precisión suiza, el mismo día en que sucedió recibí llamadas de tres periodistas pidiéndome que saliese a defender (otra vez) el periodismo ciudadano, después de cometer éste un nuevo pecado mortal contra los dioses del periodismo: la noticia/rumor/mentira en el iReport de CNN de que Steve Jobs, de Apple, había sido llevado urgentemente a un hospital por un ataque al corazón, lo que se propagó e hizo caer en picado las acciones de la compañía.

Cada vez que el denominado periodismo ciudadano mete la pata recibo llamadas de este tipo, como diciendo mira lo que está haciendo ahora el gamberrete de tu chaval. Es curioso, porque no las recibo (como periodista) cada vez que un reportero la lía. 

Les dije a los periodistas que estaban tras la noticia equivocada. Quizás esto no vaya sobre periodismo ciudadano en absoluto; puede que se trate de alguien intentando jugar con las acciones de Apple, utilizando vilmente las herramientas a su alcance. También les dije que cualquiera que vendiese sus acciones basándose en un mensaje anónimo en Internet es un idiota que ha tenido su merecido (¿son estas las mismas personas que invirtieron en las hipotecas subprime?). 

La reacción adecuada ante una situación así es preguntarnos cuál debe ser nuestra respuesta, y no despreciar todo el “periodismo ciudadano”.

Antes de nada, debemos admitir que la vida es desordenada. La idea de que podríamos empaquetar el mundo en una bonita caja con un lazo es un reducto de los viejos métodos de producción y distribución de las noticias: un control férreo limitado por el tiempo (convertido en lujo).

Desde la aparición de las cadenas de noticias de 24 horas, hemos perdido ese lujo del tiempo. Los errores (dejemos aparte los rumores y las mentiras) se emiten, y el público tiene que aprender a juzgar las noticias de un modo más escéptico. La verdad es que siempre lo han hecho. Pero ahora, más que ignorar su escepticismo, debemos fomentarlo y educar a la gente en esta dirección. Llámese educación mediática. Esa es una reacción adecuada.

Otra reacción de los medios es que se debe mejorar en las advertencias. Cuando se producen las noticias, es importante dejar claro qué está y qué no está confirmado. Pensábamos que estamos en el negocio de decir lo que ocurre; pero estamos más en el negocio de contar lo que no sabemos. Muchas veces cito la definición de Nick Denton sobre lo que los blogueros llamamos “posts a medio cocinar”, que dicen a nuestros lectores: “Esto es lo que sabemos. Esto es lo que no sabemos. ¿Qué sabes tú?”

Adviértase que el iReport de CNN incluye una advertencia clara en todo lo que “informa” - qué demonios, su eslogan es “Unfiltered. Unedited. News” (Sin filtros. Sin editar. Noticias). Quizás sea esta última palabra el problema, pero por otra parte iReport ha difundido montones de noticias, incluyendo vídeos del escenario de la masacre de Virginia Tech. El presidente de CNN, Jonathan Klein, comentó en una conferencia de McGraw-Hill hace unos meses que el objetivo de iReport era tener un lugar que no fuese CNN para poder aceptar el material que envían ciudadanos y testigos. Sólo aquello que es investigado se publica bajo la marca CNN. Pero, por supuesto, iReport está vinculado a la marca CNN.

Quizás sea un error que las empresas de información sigan rogando a la gente que les envíen material. Piensan de este modo: centralizado, controlado, exclusivo. Pero puede que la fórmula adecuada para los periodistas sea seleccionar lo mejor que ronda por la Red. En lugar de jugar a cazar el error/rumor/mentira ocasional que pueda llegar, los editores de noticias podrían salir mejor parados si buscasen ellos mismos el contenido destacado que hay disponible por ahí, no sólo entre lo que les llega a ellos.

Cuando Internet, como la televisión, transmita en directo (yo ya puedo emitir en directo hoy en día desde mi teléfono Nokia a través de Qik.com), las empresas de información no tendrán otra opción que encontrar y enlazar al contenido de otros, porque no habrá tiempo a que les llegue a ellos.

Pero la reacción más sensata si se lee una noticia de una fuente no identificada sobre la salud de Steve Jobs es coger el teléfono y llamar a Apple para saber la verdad. Y eso fue lo que ocurrió rápidamente en Internet. Cuando supe por primera vez de esta “noticia”, no fue porque me enteré de que Jobs estuviese enfermo, sino que Apple lo desmentía. Los periodistas con los que hablé también dijeron que eso fue lo primero que escucharon. Umm. El sistema parece haber funcionado bastante bien, excepto para los idiotas que vendieron acciones basándose en rumores infundados. Pero bueno, eso ha venido pasando en Wall Street desde mucho antes de la existencia de Internet.

Al parecer, la Red es casi tan rápida difundiendo la verdad como difundiendo rumores.

¿Es esta una historia de periodismo ciudadano y sus puntos débiles, o sobre el periodismo profesional y su envidia?

Compartir

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e552985c0d883301053581af42970c

Listed below are links to weblogs that reference Sobre el periodismo ciudadano:

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Este artículo me parece que es una de las más brillantes e inteligentes reflexiones sobre el futuro de los medios, los profesionales del periodismo y de cómo relacionarse con ambos.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión