Schibsted saca partido a su plan de ajuste Inicio Vocento reduce su beneficio en un 36 por ciento

viernes, 13 noviembre 2009

La web temporal

JEFF JARVIS/Buzzmachine

Jarvis

Jeff Jarvis explica la razón que le ha llevado a publicar con menor frecuencia entradas en su blog y a perder, como consecuencia, la memoria. Señala que Twitter, mucho más rápido y fácil, satisface su deseo de compartir, pero conlleva también la pérdida de información y, sobre todo, de debate. En Twitter, apunta Jarvis, las ideas y las conversaciones desaparecen entre el humo y, por eso, hay que echar la mirada atrás y ver las implicaciones de este cambio.

Me inquieta olvidarme de las cosas, no solo porque me esté haciendo mayor (a la cirugía de mediana edad, a sus inconvenientes y a la arritmia, se suma ahora la ciática; soy una parodia del tiempo). Me preocupa que todos nosotros nos olvidamos de cosas porque usamos Twitter.

Twitter es temporal. Los hilos son fugaces. Si el futuro de internet después de las páginas, y los portales y la SEO son los flujos (y creo que será así al menos en parte), nos arriesgamos a perder información, ideas y los puntos permanentes (los permalinks) en torno a los que nos solemos reunir.

En este sentido, Twitter es a las páginas web lo que las páginas web son a los viejos medios. Nuestra experiencia de la información está a punto de ser fragmentada y desperdigada de nuevo.

Hablé sobre este cambio en un reciente Rebooting the News con Dave Winer y Jay Rosen (audio aquí y comentarios aquí).

Mi preocupación es que cada vez tuiteo más y blogueo menos. Twitter satisface mi deseo de compartir. Esa es la principal razón por la que blogueo, y he descubierto que eso es lo que hace mejor un post. También quiero almacenar información, como si enterrase nueces; una vez que está en el blog, la puedo encontrar. Pero cuando comparto enlaces en Twitter, desaparecen pronto. También uso mi blog para analizar ideas y ver las reacciones. Twitter es pobre para eso (bueno, supongo que Einstein podría haber twiteado su teoría de la relatividad, pero muchas ideas y discusiones son demasiado amplias para ese formato), pero aún así lo estoy usando más en ese sentido que el blog.

No es que no pueda ni deba bloguear también lo que digo en Twitter; los tuits pueden ser el ensayo en el suburbio, el blog el estreno en Broadway (y el libro, Hollywood). Pero Twitter lucha por hacerse con mi tiempo y atención. Es mucho más rápido y fácil. Es lo suficientemente bueno para la mayor parte de mis necesidades. Así que el blog se resiente. Y yo sufro. Ya debato menos aquí. Voy a perderos a algunos de vosotros como consecuencia, y vosotros sois el valor que recibo del blog. Pierdo memoria. Y pierdo el referente en torno al cual nos podemos reunir.

En Rebooting the News también hablamos sobre lo que cuesta transmitir una idea, un meme, a la masa crítica. Los blogs, dije, son mejores para eso porque pueden lograr atención a través del tiempo. En Twitter, una idea se puede difundir, por supuesto, pero su vida media es la de un mosquito. Estoy orgulloso de este post (El futuro de las noticias es empresarial), que se retuiteó durante casi 24 horas, lo que en tiempo Twitter es una eternidad. La mayor parte de las cosas vienen y van en cuestión de minutos. Así que Dave y yo charlamos sobre aplicar nuevas convenciones en Twitter, pero Twitter no parece el mejor método para hacer que eso ocurra porque las ideas y las conversaciones desaparecen entre el humo.

Paul Gillin se pregunta si dentro de poco todo lo que hemos aprendido sobre SEO no valdrá para nada. Eso es porque las búsquedas se están convirtiendo en algo social y nuestros resultados de búsquedas se están personalizando, aunque no todos compartimos los mismos resultados y es complicado manejarlos mediante SEO. Si se suman todos estos factores (el torrente social), las relaciones tienen más peso que las páginas (pero bueno, siempre lo tienen).

El que me inquiete y preocupe eso no significa nada. El cambio es inexorable, incluso (especialmente) en el agente del cambio. Pero siempre es importante echarse hacia atrás y ver las implicaciones del cambio, y creo que vamos a tener que buscar nuevas formas de retener los recuerdos y producir memes. O eso, o tendré que aferrarme a mi promesa de bloguear más.

:OH, Y… Me distraje leyendo Twitter (de verdad), y me olvidé de mencionar el otro asunto de Twitter: la distracción. Me resulta cada vez más difícil centrarme en hacer una cosa porque ahora puedo hacer muchas a la vez. Esto no significa que acabaré pensando menos para escribir un post (o un libro), tan solo que el torrente interrumpe lo que sea (el post, la página) de más formas.

Compartir

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e552985c0d88330128759526bb970c

Listed below are links to weblogs that reference La web temporal:

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Penoso. O sea, que cada vez aporta menos información/reflexión de valor (lo que publica en su blog) y cada vez expande al universo de las redes más y más ocurrencias en Twitter (no olvidemos, que son ciento y pocos caracteres: qué brillante idea se puede plantear con este espacio), la mayor de ellas efímeras e irrelevantes. Un tema sobre el que hay que reflexionar.

Es cierto, Fernando, pero también lo es que Twitter es sobre todo un lugar donde encontrar enlaces.

Enlaces a blogs, pero también a periódicos. Y también a informes. Y también a libros.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión