Tecnoticias| El dulzor de Android Inicio La Cope ficha a otros cuatro periodistas de la SER

viernes, 20 agosto 2010

Internet, schminternet

JEFF JARVIS / Buzzmachine

Jeff-jarvisJeff Jarvis analiza el acuerdo entre Google y Verizon sobre la neutralidad en la Red que tanta polémica ha despertado estos últimos días. Señala que la posición que mantiene el buscador estadounidense es un ataque a la regulación de internet que limita los derechos de sus usuarios y afecta principalmente a las plataformas móviles. Por eso, cree necesario la creación de una Ley de Derecho en el Ciberespacio.

Estoy perplejo con el acuerdo de Google y Verizon sobre “no-red no-neutralidad”. Principalmente estoy desconcertado por el hecho de que Google haya puesto su nombre a esto. ¿Qué gana con ello?

Tal y como yo lo veo, el acuerdo hace dos enormes tajos a la neutralidad y regulación de internet: móvil y cualquier cosa nueva.

Así que el viejo abuelo Internet quizás siga apañándoselas para darnos vídeos de YouTube de gatos en llamas, pero ¿quieres verlos cuando estás fuera de casa? Bueno, eso es no-red. Ya veo al representante del “servicio” explicándonos:

“Oh, no, señor. Eso no entra dentro de la oferta de internet. Eso está en la schminternet.”

¿Quieres algo nuevo? ¿cualquier cosa creada después de 2010? “Schminternet, señor”.

Y la transparencia, en esencia, hace el tercer tajo: mientras la compañía telefónica diga que te está jodiendo los bits, todo está bien.

Pero, esperad. Móvil es internet. Móvil se convertirá pronto en una palabra sin sentido, cuando (bueno, es decir, si las telecos lo permiten) estaremos conectados en todas partes todo el tiempo. Entonces ¿a quién le preocupa en dónde estás? ¿Móvil? No importa. Simplemente estás conectado. En tu coche, en tu oficina, en tu habitación, en la calle. Estás conectado. ¿A qué? A internet, maldita sea.

“No, señor, se lo dije, schminternet”.

Además, el propio Google propuso utilizar los espacios de retransmisión en blanco para crear una “wi fi con esteroides”, que nos permitiría hacer cualquier cosa que nos podamos imaginar y crearía la competencia que es la única solución a la neutralidad de la red: la competencia que obligaría a las telecos a suministrar un servicio abierto, rápido y fiable a un precio decente, porque si no nos podríamos cambiar a cualquier otro; una competencia que incluso podría (ay, ojalá) sacar del mercado a unas cuantas telecos y compañías de cable. La vieja y sana competencia norteamericana. Ahí es donde se suponía que estaban los intereses de Google: cuanto más usemos internet, dicen, más dinero ganan. El wi fi con esteroides de espacios en blanco nos haría usar más internet. Pero eso sería algo nuevo.

“Schminternet”.

Grrrr.

“Señor, señor, deje que le explique. Sí que ofrecemos todo lo que usted quiere. Deje que le transfiera a una representante de ventas de nuestro departamento de schminternet. Estará encantada de explicarle las tarifas, las limitaciones y regulaciones. Le voy a poner un momento en espera...”

: ADEMÁS: En mi tweet llamé a esto un Pacto de Múnich. Los netizens son ahora ciudadanos de los Sudetes.

Igual que Checoslovaquia no fue invitada a participar en su división, a nosotros tampoco nos han invitado a las maniobras de Google y Verizon.

Pero internet es nuestra, no vuestra. Verizon y Google. Esta es la razón por la que necesitamos nuestra Ley de Derechos en el Ciberespacio.

Mientras se estaba desarrollando el drama Google-China yo dije que Google estaba actuando, contra su propio deseo, como nuestro embajador en China y en otras naciones. Y dije que eso no era bueno para nosotros, ya que Google tiene sus propios intereses, que no tienen que alinearse exactamente con los nuestros. Google es una corporación (y acabo de marcarle un tanto a Siva con vistas al debate que espero mantener con él en SXSW sobre si las compañías tienen que ser malvadas o pueden ser buenas).

Así que después de lo de China, sostengo que está en nuestras manos establecer nuestros propios términos, para así poder señalárselos a corporaciones y gobiernos. De lo contrario, ellos se encargarán de ocupar nuestro territorio sin invitarnos a la mesa.

Páseme el sauerkraut, Herr Chamberlain.

: ADEMÁS: Ahora soy propietario de Schminternet.net. ¿Qué debo de hacer con ello? Algo nuevo, por supuesto.

: PREGUNTAS: Así que si me llevo un iPhone o un iPad de mi casa y lejos de mi wi fi y empiezo a usar el espectro de los móviles, ¿eso es internet o schminternet?

Si lanzas, por ejemplo, una nuevo universidad por vídeo, como se trata de algo nuevo ¿eso es internet o schminternet?

Y si es schminternet, ¿tengo que negociar con cada proveedor para que lo ofrezca? ¿Quién determina si es algo nuevo? ¿Yo o ellos? ¿Quién es el que establece los límites del servicio que recibiría con el plan viejo, el internet corriente, y a partir de qué tendría que usar y pagar la schminternet?

Ah, y de verdad, todavía no veo cuál es el interés de Google de participar en todo esto. Venga, vale, es el momento de las teorías de la conspiración.

: REACCIÓN: Josh Marshall dice que la analogía del Pacto de Múnich es “un poco incendiaria, pero lamentablemente lo transmite bastante bien”.

: Kara Swisher dice que hice un chiste con “Schmidt”. Honestamente, ni siquiera lo pensé hasta que alguien lo tuiteó después de que yo publicara el post. Se trata de una broma yiddish: Kara, Schmara; Jarvis, Schmarvis; Verizon, Verklempt. Esa es la idea.

: Y: Finalmente, un buen artículo explicando los posibles motivos de Google, escrito por Ryan Singel en Wired.com: “Verizon y las telecos han vuelto a ganar; Google oficialmente se ha convertido en un monigote de la rendición de la neutralidad de internet, y vosotros, como norteamericanos, habéis perdido”.

Compartir

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e552985c0d883301348650112f970c

Listed below are links to weblogs that reference Internet, schminternet:

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión