El presidente de Ecuador anuncia el indulto en el caso contra 'El Universo' Inicio Vocento registró pérdidas
de 53,5 millones en 2011

lunes, 27 febrero 2012

¿Los blogueros
deben ser objetivos?

BlogueroEn Silicon Valley se han replanteado el debate sobre la compatibilidad del buen periodismo frente a los conflictos de interés o compromisos económicos de algunos blogueros.

La diatriba comenzó cuando Dan Lyons, editor de tecnología de la revista Neewsweek, acusó a la nueva camada de “blogueros hechos periodistas” de reinventar las relaciones públicas, disfrazándolas de periodismo.

Mercenarios, prostitutas de los clicks y apologistas depago: bienvenidos al pozo séptico de Silicon Valley , escribió Lyons en un artículo que publicó en su blog personal junto a algunas fotos de el fundador, Michael Arrington, y un asiduo colaborador, MG Siegler, del blog TechCrunch.

El post sugiere que la dupla le está enseñando el dedo medio a la idea de que el periodismo debe ser independiente, confiable y abierto. Señala que parecen el típico caso de los periodistas, que escriben en Silicon Valley sobre aquellos que se hacen ricos, y creen que son ellos los que deberían enriquecerse. Así que sin pensarlo dos veces llegan a la conclusión de que deben usar su influencia y prominencia para conseguir que algunos inversionistas del Valle inviertan en su propio fondo de capitales de riesgo.

Después de esta primera idea, señala Lyons, estos periodistas se acercan a varias compañías buscando invertir y les prometen grandes beneficios, gracias a la positiva “influencia” que tienen en la prensa. Las empresas aceptan las inversiones y los periodistas escriben piezas tendenciosas a favor de estas empresas. Así, si ellas prosperan, prospera su dinero pero si las compañías no aceptan el dinero la historia de hace trágica, solo las compañías pierden.

La historia de dos blogeros del Silicon Valley que se hicieron ricos

¿Pero por qué ilustrar el artículo con las fotos de Arrington y Siegler? De acuerdo a Lyons, Arrington es también el fundador de CrunchFund, un pequeño fondo de inversiones que comenzó a operar a finales del año pasado y al que se unió Siegler en octubre.

Pero, para Charles Arthur, el periodista del Guardian que reseña este debate, la duda ética no está clara porque sus artículos son publicados en un blog. Si Arrington y Siegler trabajaran en el New York Times o en cualquier otro medio de su talla, sin dudas habrían sido despedidos.

Pese a los conflictos de interés, Arrington quería seguir escribiendo para TechCrunch, por ser su fundador.  Lo que resultó en una gran batalla con Arianna Huffington, creadora del Huffington Post y jefa editorial de AOL, la compañía que compró su blog en septiembre de 2010 por más de 20 millones de euros. Sin embargo, tal como lo señala Arthur, en un blog que ya no es de su propiedad Arrington, en teoría, no debería escribir sobre las compañías en las que invierte o sobre su competencia.

Al parecer, el evidente compromiso económico tenía a Arrington sin cuidado. Según Arthur, la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia señaló en una publicación que el fundador de TechCrunch “escribió sobre compañías que le pagaban como asesor e incluso escribió sobre compañías de las que era accionista”.

Algunos periodistas como Kara Swisher, la responsable del blog AllThingsDigital del diario Wall Street Journal criticó tanto a Arrington como a AOL, por tener acciones en CrunchFund, el fondo de inversiones creado por Arrignton.

“Están perdidos en la corrupción”, dijo la periodista. Sin embargo, -siempre de acuerdo a Arthur-, Swisher está casada con Megan Smith, la vicepresidenta de Google, lo que hizo que Arrington respondiera sugiriéndole que “pensara dos veces antes de tirarle a una compañía y e inmediatamente después irse a acostar con un empleado de esa compañía”.

Tras medir fuerzas con Huffington, Arrington perdió la batalla. No obstante, y pese a que Siegler se unió al fondo de inversiones de su amigo, escribe ocasionalmente para TechCrunch. 

¿La objetividad de los blogueros debe ser criticada?

En esa atmósfera, ha comenzado un gran debate sobre las implicaciones éticas dentro del mundo del periodismo. ¿Es correcto que Arlington publique artículos en su blog? ¿Es su labor periodística?

En medio de la discusión, Lyons también ha arremetido diciendo que Arrington defendió a Path, la empresa de aplicaciones para tabletas que ha sido acusada de descargar sin permiso las libretas de direcciones de sus usuarios, por ser parte de sus accionistas.

La situación retrata una gran brecha que ha comenzado abrir entre los medios tradicionales, con su clara concepción de la ética, y la floreciente blogósfera, donde se vale casi todo. Bajo el criterio de Arthur, los periodistas no deberían ser parciales o comprometidos económicamente con ninguna empresa. Si lo fueran, el sistema perecería porque habría que comenzar a triangular sus pertenencias para poder indagar sobre sus verdaderos intereses.

No obstante, muchos blogueros no revelan que han recibido ordenadores, móviles y tabletas de las compañías que reseñan favorablemente o que otros aceptan post patrocinados de compañías que buscan posicionarse mejor en los buscadores.

Los medios tradicionales también tienen conflictos de interés

Pero no solo Arrington ha salido en la defensa de su causa. Siegler tambiénha publicado artículos en los que critica el modelo de los medios tradicionales. Las webs de noticias se han decantado por apostar por un modelo de expansión rápida, basado en la cantidad actualizaciones, que repercuten directamente en el número de visitas.

Usualmente la cantidad de visitantes está traducida en beneficios económicos. Según el criterio de este bloguero, los medios han comenzado a publicar más y más noticias, dejando de lado aspectos fundamentales como la investigación.

“Si usara información que supe de modo confidencial como inversor para publicarla, no me hubiese mantenido en el negocio por mucho tiempo. Así como cuando escribes, hay una relación que se basa en la confianza. Como bloguero o periodista es con tus lectores, en la inversión es con los emprendedores. Primero y principal soy un inversionista”, arguye Siegler en un correo electrónico a Charles Arthur delGuardian.

Pese a ello, la semana pasada Siegler divulgó un nuevo post en TechCrunch en el que aseguraba que Apple había comprado Chomp, una ‘startup’ de San Francisco que intenta mejorar el motor de búsqueda de AppStore, sin una sola cita o referencia de la procedencia de la información.

El Wall Street Journal quiso dar la misma noticia, corroboró los datos tanto con Chomp como con Apple y publicó la información sin darle crédito a Siegler, que al enterarse manifestó también por correo que se debería decir de dónde se obtuvo la información, aunque se constate por otras vías.

Según señala Arthur, es posible que Siegler jamás haya adquirido esas cualidades que mantienen a los periodistas en ejercicio laboral. No obstante, menciona que Lyons olvidó algo esencial al hacer referencia en su blog a un trabajo del diario LA Times, en el que entrevistaron a muchos blogueros que habían usado la táctica de crear un fondo de inversión.

Un usuario se lo recordó en un comentario que recibió“El trabajo del LA Times está muy bien hecho. Pero quien lo hizo cometió el error de asumir que estos hombres son periodistas y que les debe importar eso que les importa a los periodistas. Ellos no son periodistas y no les importa”.

Vía: theguardian.co.uk

 

Compartir

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e552985c0d883301676310aeed970b

Listed below are links to weblogs that reference ¿Los blogueros
deben ser objetivos?
:

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

http://CucoShare.Com - CucoShare - www.CucoShare.Com / PROGRAMAS, MUSICA, PELICULAS ONLINE, SERIES , JUEGOS , ANIME, MANGA , SOFTWARES , WINDOWS, SISTEMAS OPERATIVOS

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión